LA EMPERATRIZ DE TÁNGER DE SERGIO BARCE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

F. MORALES LOMAS

Presidente de la Asociación Andaluza

de Escritores y Críticos Literarios y

de la Asociación Internacional Humanismo Solidario

La emperatriz de Tánger fue finalista del XVII Premio de novela Vargas Llosa de 2012. Barce se centra en una novela de género negro ambientada en Tánger. Una ciudad que conoce perfectamente y por la que nos conduce con soltura y solvencia narrativa. El protagonista es Augusto Cobos Koller, un escritor alcoholizado, que trata de redimirse con la literatura aunque su vida le lleva por tugurios y drogas incapaz de organizar su existencia. En ese recorrido vital su encuentro con el escritor Paul Bowles pertenecería a ese espacio propio de la metaliteratura, en la que esta se convierte de pronto en un residuo para penetrar en la obra en sí. Sin embargo, Barce es fiel a la trama de cualquier novela negra en la que el protagonista se ve envuelto cuando un capitán falangista al que la mayoría desea su muerte es asesinado.

Las continuas intromisiones del inspector Barreda en la existencia de Cobos Koller van a convertir su existencia en una pesadilla y en una desesperante intriga novelesca que no será resuelta hasta el final. Un constructo que siempre es complicado en este tipo de novelas porque la intensidad es muy difícil de regular y en este caso concreto se hace de un modo adecuado y bien conducido, con total verosimilitud y con una tensión narrativa apropiadas. Al lector siempre le quedará la duda del grado de participación del protagonista en la muerte del despreciable falangista.

La novela posee todos los condimentos para la cinematografía, un espacio muy a lo Casablanca, una situación internacional, un país en donde se halla lo peor de la degradación de un espacio político conquistado y la mujer, con su carga erótica, como un elemento más para redimir junto a la literatura la liberalidad extrema de Cobos Koller. Los elementos de la intriga son llevaderos y en ningún caso los escenarios secundarios ahogan la línea inicial, por cuanto no es una novela muy extensa (tan solo ciento setenta y seis páginas) y Barce la lleva de un modo raudo y con contención en el proceso de construcción de espacios, en las descripciones y en la conformación de los personajes que están desarrollados en sus aspectos esenciales.

Barce organiza estructuralmente su espacio narrativo en una serie de capítulos que llevan como título un nombre, Yamila, Ricardo… que serían los personajes que protagonizarían el capítulo en concreto. El primero es un inicio fulgurante en el que el erotismo se apodera del mismo. Estas se suceden sin solución de continuidad porque Cobos Koller es un adicto al sexo (lo definen como putero) que, no obstante, como le había dicho en una ocasión una de sus amantes, siempre acaba huyendo.

Pronto entraremos en La emperatriz de Tánger, la novela del mismo título que prepara el propio Cobos Koller, sin saber muy bien hasta dónde es Cobos Koller o hasta dónde es Segio Barce el autor de una o de otra debido a que ambas llevan el mismo título. Esta buscada confusión le permite al escritor adentrarse también por un tema interesante, los entresijos de la creación narrativa, por lo que esta se objetiva desde una perspectiva novedosa y siempre atrayente. De hecho para Cobos Koller esta es una prostituta sobre la que opina que seguramente sería la única que merecería salvarse del infierno.

Los personajes van sucediéndose raudos (Carmen, Yamila, Jean-Jacques,  y con unas breves pinceladas Barce los conforma adecuadamente porque lo que le interesa sobre todo es expresar su situación vital que a medida que avanza la novela acabará imbricándose con su situación legal pues la policía lo investiga. Paul Bowles tiene un papel activo en la obra pero realmente no participa en la intriga de la misma sino como un elemento colateral, lo que le permite también a Barce hilar una imagen sobre muchos de los escritores que tomaron en esa época Marruecos como centro de su actividad literaria convirtiendo este país como en una especie de refugio vital internacional en el que la síntesis de culturas adquiría unos visos atractivos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

hispanistas

happy-woman-walking-on-beach-PL6FA7H.jpg

SanFair Newsletter

The latest on what’s moving world – delivered straight to your inbox