Valores funcionales de la unidad discursiva “pues” y sus equivalentes en árabe

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

Ahmed Arare

Mohammed Laaroussi

Resumen biográfico:

Ahmed Arare, profesor investigador en la Universidad Chouaib Doukkali en El Jadida. Doctor en Didáctica de Lenguas y Lingüística Aplicada, en la Facultad de Letras y Ciencias Humanas, Rabat. Autor de una serie de estudios y obras de carácter lingüístico, literario y didáctico. Traductor de una serie de cuentos del árabe al español.

Mohammed Laaroussi, profesor investigador, formador en Lengua y Didáctica del español en CRMEF-Tánger. Doctor en Lingüística Hispánica en la Facultad de Letras y Ciencias Humanas, Fez. Miembro del Laboratorio de la Hermenéutica y de los Estudios Lingüísticos y Textuales, y profesor de máster en la Facultad de Letras y Ciencias Humanas, Tetuán. Autor de libros, artículos y documentos sobre lengua y didáctica de ELE, y coautor de manuales escolares acreditados por el Ministerio de Educación marroquí.

Resumen:

El presente trabajo se propone como objetivo realizar, a partir de un corpus paralelo, un estudio comparativo de las peculiaridades funcionales del marcador discursivo (pues) y sus variantes en la lengua árabe. Intentaremos descubrir qué diferencias hay entre los dos idiomas y qué hay en común entre ambas, a través del análisis de las correlaciones introducidas por el operador (pues) y por sus equivalentes en árabe. El estudio se realizará desde varios planteamientos lingüísticos.

Palabras clave: Estudio contrastivo. Pues. Marcador discursivo. Español. Árabe.

Summary:

The objective of this work is to carry out, from a parallel corpus, a comparative study of the functional particularities of the discursive marker « pues » (then) and its variants in the Arabic language. We will try to discover the differences between the two languages and what is common between them, through the analysis of the correlations introduced by the operator « pues » (then) and their equivalents in Arabic. The study will be carried out using different linguistic approaches.

Keywords: contrastive study. Pues (then). Discursive marker. Spanish. Arab.

Los marcadores discursivos son unidades lingüísticas que constituyen un agente primordial de cohesión textual, permiten organizar eficazmente el discurso e interpretar correctamente los enunciados. Por eso tienen un valor clave en cualquier estudio del discurso, y de ahí proviene el interés de muchos investigadores por estudiarlos.

Señalamos, al principio, que el presente trabajo tiene por objeto estudiar el enlace (pues) desde una perspectiva contrastiva español/árabe, comparando ambos sistemas lingüísticos y evaluando las diferencias y las similitudes de su funcionamiento. El estudio se centrará en el análisis morfosintáctico, semántico y pragmático de las distintas relaciones establecidas entre las partes del discurso vinculadas mediante la partícula (pues) y sus equivalentes en árabe.

De hecho, el presente trabajo constituirá un estudio novedoso tanto para el español como para el árabe, ya que traerá, sin duda alguna, datos importantes para una mejor comprensión del funcionamiento de un enlace discursivo de carácter polisémico.

Nuestro análisis tiene como materia de trabajo algunos casos del uso de la unidad discursivo “pues” en la novela del escritor colombiano Gabriel García Márquez (Noticia de un secuestro, 1996) efectuando una comparación con sus equivalentes en la versión árabe de la misma obra traducida por  Saleh Almani “خبر اختطاف” (2009).

Según el Diccionario de la Real Academia Española, “pues” es una conjunción multifuncional que puede indicar valores de causa, condición, continuación, consecuencia, afirmación y otros. En lo referente al sentido de causa de la unidad discursiva “pues”, este diccionario apunta lo siguiente:

“Conjunción causal que denota causa, motivo o razón. Ejemplo: – Sufre la pena, pues cometiste la culpa.”[1]

Averiguando las opiniones de muchos gramáticos españoles respecto al conector “pues”, resulta que este enlace presenta múltiples usos y valores. Su uso es más frecuente en el discurso oral que en el escrito. Los especialistas aducen que, entre los valores de “pues” son relevantes los usos de causa, consecuencia y el de comentador como lo explican Portolés y Martín Zorraquino:

“La forma pues, además de comentador y conjunción causal, puede ser un conector consecutivo”.[2]

La autora María Moliner confirma esta multiplicidad de uso:

“El uso de «pues» es amplísimo y, aunque en muchos casos la relación consecutiva no se percibe claramente y puede tomarse por una partícula enfática o expletiva, a la cosa expresada con «pues» ha precedido, siempre en el pensamiento del que habla alguna consideración que la motiva, justifica o explica… La función de «pues» es a veces causal, equivaliendo a «ya que» o «puesto que”.”[3]

En nuestro corpus se identifican 85 ocurrencias de uso de la unidad articuladora «pues», con valores distintos. Una gran parte de los usos registrados corresponde al empleo de los valores causal y consecutivo.

Vamos a escudriñar ahora el funcionamiento de “pues”, como conector en su función de causalidad en un par de casos (1) y (2), en español y en árabe.

1- Pidieron agua, pues tenían la boca reseca. (p.18)

طلبتا ماء، لأنهما كانتا تشعران بجفاف شديد في فيهما. (ص17)

2- (Parecían indiferentes, pues eran fatalistas irredimibles.)(p.115)

يبدون غير مبالين بذلك، فهم قدريون لا سبيل إلى إصلاحهم. (الصفحة 119)

Desde una perspectiva sintáctica, las oraciones citadas anteriormente son todas oraciones compuestas circunstanciales causales. El valor causal se expresa claramente por la introducción del conector causal «pues», que conlleva una correlación de causa entre ambas partes de la oración, principal y subordinada. Esta causalidad ha de expresarse en la relación semántica, que une el contenido de las dos partes de la oración como se constata a continuación:

1- Pidieron agua, pues tenían la boca reseca. (p.18)

طلبتا ماء، لأنهما كانتا تشعران بجفاف شديد في فيهما. (الصفحة17)

Ellas pidieron agua      pues     Tenían la boca  reseca.

[4]

Se nota que hay una evidente relación entre lo semántico y lo sintáctico. Los componentes oracionales del contexto permiten deducir que el hecho de “tener la boca reseca” hace que las secuestradas “pidan agua“, es decir que la sed o la resecación de la boca de esas mujeres retenidas las motiva e incita a “pedir agua”. Se observa entonces, una clara relación de causa entre las dos proposiciones, puesto que la subordinada expone el motivo o la explicación de lo expresado previamente en la principal. Además, el valor causal se manifiesta más con el uso de “pues” de sentido causal, que equivale a “ya que” o “puesto que” conectores que vehiculan exclusivamente un significado causal. Lo mismo ocurre con el otro ejemplo (2) citado anteriormente:

2- Parecían indiferentes, pues eran fatalistas irredimibles (p.115)

يبدون غير مبالين بذلك، فهم قدريون لا سبيل إلى إصلاحهم. (الصفحة 119)

La oración va introducida por el marcador discursivo “pues” con valor de causa, valor que se manifiesta también a nivel semántico como podemos notar a continuación:  

Ellos Parecían indiferentes,      pues  eran fatalistas irredimibles  

Del contexto oracional se percibe que el hecho de “ser fatalistas”, es un motivo razonable que explica la indiferencia del sujeto (los guardianes), ya que la persona fatalista tiende a ser pasiva ante todo lo que sucede, sin mostrar ninguna resistencia o reacción para cambiar los acontecimientos adversos, creyendo que todo está predeterminado por el destino. Además, con el uso del “pues” causal se aclara más la relación semántica de causalidad entre las dos proposiciones.

En la versión árabe, y para los dos casos analizados, se ha mantenido semántica y sintácticamente la misma estructura del texto original por el traductor:

En el ejemplo (1):

طلبتا ماء، لأنهما كانتا تشعران بجفاف شديد في فيهما. (الصفحة17)

كانتا تشعران بجفاف شديد في فيهما(O2) لأنهماطلبتا ماء، (O1)

Explorando esta oración, se nota claramente, que el enlace discursivo árabe empleado “لأن” viene utilizado como sintagma que se puede fraccionar en unidades menores:

Examinando, sintácticamente, la estructura española y su equivalente árabe, notamos que el marcador discursivo árabe “لأن” cumple la misma función sintáctica que su correspondiente español. En la versión española, el marcador discursivo “pues” se presenta en una sola unidad conectora, mientras que en árabe el marcador discursivo “لأن” se fragmenta, como lo muestra el análisis sintáctico siguiente:

– ل: [ اللام لام التعليل حرف مبني على الكسر لا محل له من الإعراب. ]

– أنّ: [ حرف توكيد و نصب. ] 

Comparando la estructura de conexión en árabe con su análoga en la versión española, notamos que la partícula árabe (أنّ) pertenece a la categoría gramatical llamada (النواسخ الحرفية) y funciona, cuando va precedida de (ل), igual que su variante española como marcador discursivo que une dos oraciones. Por otro lado, la sintaxis árabe suele fraccionar morfológicamente este nexo en unidades menores, una partícula que constituye el núcleo (أنّ) precedida de otra partícula (ل) que corresponde a la clase llamada (لا محل له من الإعراب), ya que no desempeña ninguna función sintáctica.

También en el ejemplo (2), como vemos a continuación, el traductor ha conservado la misma estructura semántica y sintáctica del texto de origen: 

2- Parecían indiferentes, pues eran fatalistas irredimibles (p.115)

يبدون غير مبالين بذلك، فهم قدريون لا سبيل إلى إصلاحهم. (الصفحة 119)

قدريون لا سبيل إلى إصلاحهم. (O2)    فهم  يبدون غير مبالين بذلك، (O1)

Del examen de esta oración, vemos que el traductor, para expresar una relación de sentido causal, ha empleado la partícula (ف) como marcador discursivo. Este enlace viene usado, a diferencia de su variante estudiada anteriormente “لأن”, bajo forma de sintagma unitario igual que el marcador “pues”, su equivalente en la versión española.   

– ف: [ الفاء هي فاء التعليل حرف مبني على الفتح لا محل له من الإعراب. ] 

Estudiando, sintácticamente, la estructura árabe y española, observamos sin lugar a dudas, que el conector discursivo árabe “ف” cumple la misma función sintáctica que su correspondiente español. La unidad conectora árabe “ف” pertenece a la categoría gramatical denominada (حروف المعاني).

Examinados, desde una perspectiva semántica, los enunciados de los dos casos (1) y (2), tanto en la versión española como árabe, notamos que las partículas “pues”, “لأن” y “ف” desempeñan la función de marcador discursivo causal y cumplen el mero papel de un enlace conjuntivo dentro de la oración, sin conllevar una carga semántica.

Varias referencias léxicas y gramaticales consultadas indican, que la partícula  “أن” se emplea para confirmar una opinión o una idea, y que la partícula “ل” es multifuncional y tiene varios valores conforme con el contexto en que viene utilizada, sin embargo cuando van juntas (أنّ +ل), introducen una oración de sentido categóricamente causal.

Efectivamente, observamos en el caso (1) que el marcador discursivo “pues” y su variante árabe “لأن” enlazan dos enunciados en una oración compuesta, de tal modo que el segundo enunciado, introducido por la unidad conectora, se presenta como justificación, motivo o explicación de lo manifestado en el primer enunciado. Averiguando el contexto en que vienen utilizados ambos conectores, notamos que estos operadores discursivos sostienen una evidente relación semántica de causa. Eso nos hace entender, sobre todo en el caso (1), que la sed o la resecación de la boca de esas mujeres retenidas explica el porqué de la petición del agua. A nivel semántico, la unidad conectora “لأن” siempre permite expresar la idea de la causa que indica el discurso cualquiera que sea su posición, inicial o intermedia, mientras que su variante española “pues” señala este sentido sólo cuando viene usada en posición intermedia tras una pausa y al inicio de la subordinada, como lo afirma Roser Martínez al hablar del marcador “pues” causal:

“Si vehicula un significado causal, observamos que esta conjunción tiene que ocupar obligatoriamente la primera posición de su enunciado y que no aparece entre pausas…”.[5]

La comparación semántica de las dos oraciones favorece la detección fácil del sentido causal del discurso, ya que estamos ante uno de los marcadores cuya capacidad semántico–pragmática consiste en guiarnos para una mejor comprensión, y una correcta interpretación de las inferencias indicadas por el discurso. Este valor cohesivo viene de la función idéntica de este conector en español (L1) y en árabe (L2), eso es enlazar una subordinante y una subordinada causal. En ambas lenguas, este marcador alude a una notoria relación de causa explicativa, ya que introduce la oración subordinada (Y) que explica lo manifestado en la principal (X).

X  o. subordinante  Marcador discursivo  Y  o. subordinada  
Pidieron agua,              puestenían la boca reseca.
 طلبتا ماء،لأنهماكانتا تشعران بجفاف شديد في فيهما.

A nivel de estructura semántica, tanto en L1 como en L2, notamos que el marcador discursivo ocupa una posición pospuesta a la oración subordinante, y al inicio de la subordinada. Esta afinidad se debe a la naturaleza vinculadora propia del marcador discursivo. Por eso, el procesamiento de la información transmitida por los enunciados de causa, en ambas lenguas, permite sistemáticamente la tematización de las partes discursivas (X y Y), cuando se respete la siguiente distribución sintagmática:

1- X + marcador +Y

Lo que hemos dicho sobre el caso (1) lo podemos aplicar también al caso (2). La única diferencia que hay entre las dos oraciones, es que en la segunda, el traductor ha optado por la unidad conectora “ف” como variante árabe y equivalente al marcador discursivo “pues”:

2- Parecían indiferentes, pues eran fatalistas irredimibles (p.115)

يبدون غير مبالين بذلك، فهم قدريون لا سبيل إلى إصلاحهم. (الصفحة 119)

En el ejemplo (2), ambos enlaces vinculan dos enunciados en una oración compuesta, de tal manera que el enunciado, introducido por este conector, justifica o explica lo mencionado en el primer enunciado. Examinando el contexto, vemos que estos marcadores mantienen una relación semántica de causa. De ahí, deducimos que la actitud fatalista y pesimista del sujeto (guardianes) explica su indiferencia y pasividad. Igual que “لأن”, el operador discursivo “ف” siempre permite expresar la idea de causa que indica el discurso, sobre todo cuando se emplea en posición inicial o intermedia. Desempeña la misma función que su equivalente en el idioma español “pues”, esta función que consiste en vincular una subordinante (X) y una subordinada causal (Y), igual que la oración del caso (1).

X  o. subordinante  Marcador discursivo  Y  o. subordinada  
Parecían indiferentes,                 pueseran fatalistas irredimibles
يبدون غير مبالين بذلك،فهم    قدريون لا سبيل إلى إصلاحهم.

Se nota que, también en este caso, se ha conservado la misma posición del marcador discursivo, la pospuesta a la oración principal y al inicio de la subordinada, y se ha respetado la misma distribución sintagmática tanto en L1 como en L2:

1- X + marcador +Y  

La capacidad semántico-pragmática del marcador discursivo “pues”, permite a este marcador, siendo esencialmente consecutivo, según varios gramáticos, introducir enunciados de sentido causal, de tal forma que su contenido semántico equivale al del marcador causal “porque”. Por eso, el marcador discursivo “pues” puede ser sustituido por los marcadores “porque, ya que, puesto que” como se aclara a continuación:

1- (Pidieron agua, pues tenían la boca reseca.) (p.18)

 – Pidieron agua, porque tenían la boca reseca.

 – Pidieron agua, ya que tenían la boca reseca.

 – Pidieron agua, puesto que tenían la boca reseca.

2- Parecían indiferentes, pues eran fatalistas irredimibles. (p.115)

 – Parecían indiferentes, porque eran fatalistas irredimibles.

 – Parecían indiferentes, ya que eran fatalistas irredimibles.

 – Parecían indiferentes, puesto que eran fatalistas irredimibles.

Conclusiones:

Para recapitular todo lo expuesto en este estudio, se pone de manifiesto la multiplicidad de uso y valores del marcador discursivo “pues” (la causa, la consecuencia, la condición, la continuación, afirmación y otros). Pero gran parte de los usos registrados en nuestro corpus corresponde al valor causal. “Pues” ha sido traducido al árabe unas veces con la unidad vinculadora causal (لأن) y otras veces con su variante (ف). Hemos observado que la estructura del texto de origen se ha conservado en la versión árabe tanto a nivel sintáctico como semántico.

El conector causal (pues) se expone en un sintagma unitario igual que su variante homóloga (ف) que pertenece a la categoría gramatical denominada (حروف المعاني), pero la gramática árabe tiende a fragmentar la otra variante (لأن) en unidades menores (ل + أن ). La unidad vinculadora española (pues) y sus dos variantes en la versión árabe (لأن / ف) conforman en la oración, en ambas versiones, una clara relación semántica de causalidad sin conllevar ninguna connotación semántica. Así, cumplen a nivel sintáctico, un simple nexo dentro de la oración. Para expresar el sentido causal, el conector (pues) debe encabezar el enunciado que introduce igual que su variante homóloga (ف), mientras que la variante (لأن) siempre permite expresar la idea de la causa cualquiera que sea su posición, inicial o intermedia. El conector discursivo (pues) puede ser sustituido por otros conectores de causa como (porque, ya que, puesto que…) ya que introducen el mismo valor de causa.

BIBLIOGRAFIA:

  1. Alarcos Llorach, Emilio (2004), Gramática de la Lengua Española, Madrid, Espasa Calpe.
  2. Alcina Franch, Juan y Blecua, José Manuel, (1975) Gramática española, Barcelona, Editorial Ariel, S.A.
  3. Carmen Galán Rodríguez, “La subordinación causal y final”, en VV. AA. Gramática descriptiva de la lengua española. Dir. por Ignacio Bosque y Violeta Demonte, Madrid: Espasa-Calpe, S. A., 1999, III
  4. Cassany, Daniel, (1995), La cocina de la escritura, Barcelona, Editorial Anagrama, S.A.
  5. Cassany, Daniel, (1995), Describir el escribir, Barcelona, Ed. Paidós
  6. Domínguez García, María Noemí, (2002), La organización del discurso argumentativo: los conectores, Colección Vitor, Universidad de Salamanca.
  7. Fuentes Rodríguez, Catalina, (2009), Diccionario de conectores y operadores del español, Madrid, Arco Libros.
  8. Fuentes Rodríguez, Catalina, (1987), Enlaces extraoracionales, Sevilla, Ediciones ALFAR.
  9. Garcés Gómez, María Pilar, (2008), La organización del discurso marcadores de ordenación y de reformulación, Madrid, Iberoamericana.
  10. García Izquierdo, Isabel, (1998), Mecanismos de cohesión textual. Los conectores ilativos en español, Facultad de Ciencias Humanas y Sociales. Universitat Jaume I. Castellón de La Plana.
  11. García Márquez, Gabriel, (1996), Noticia de un secuestro, Barcelona, Plaza y Janés.
  12. López García, Ángel, (1994), Gramática del español, Madrid, Arco Libros. 
  13. Manuel Martí Sánchez y María Jesús Torrens Álvarez, (2001), Construcción e interpretación de oraciones: Los conectores oracionales, Madrid, Edinumen.
  14. Martí Sánchez, Manuel, (2003), Construcción e interpretación de discursos y enunciados: los marcadores, Madrid, Edinumen.
  15. Martínez, Roser, (1997), Conectando texto, guía para el uso efectivo de elementos conectores en castellano, Colección Nuevos instrumentos n° 8, Barcelona, Octaedro.
  16. Martín Zorraquino, María Antonia y Montolío Durán, Estrella, (1998), Los marcadores del discurso: teoría y análisis, Madrid, Arco Libros.
  17. Martín Zorraquino, María Antonia y José Portolés Lázaro, “Los marcadores del discurso”, en VV. AA. Gramática descriptiva de la lengua española. Dir. por Ignacio Bosque y Violeta Demonte, Madrid: Espasa-Calpe, S. A., 1999, III
  18.  Montolío,Estrella, (2003), Conectores de la lengua escrita, Barcelona, Ariel Practicum.
  19. Portolés Lázaro, José, (1998), Marcadores del discurso, Barcelona, Ariel.
  20. Real Academia Española, (2010), Nueva gramática de la lengua española (manual), Madrid, Espasa Libros.
  21. Real Academia Española, (1984), Diccionario de la lengua española, Madrid, Espasa-Calpe, ed.20°.
  22. María Moliner (1991), Diccionario de Uso del Español, Madrid, Gredos.
  23. Río, Luis Santos, (2003), Diccionario de partículas, Salamanca, Luso-Española de Ediciones.
  24. VV.AA. (2004), Análisis del discurso hacia una semiótica de la interacción textual, Madrid, Cátedra.
  25. خبر اختطاف، لمؤلفه غابرييل غارسيا ماركيز، و ترجمة صالح علماني (2009) ، دمشق، دار المدى للثقافة و النشر.
  26. علي توفيق الحمد و يوسف جميل الزعبي )1992 (، المعجم الوافي في النحو العربي، الدار البيضاء، دار الآفاق الجديدة.
  27. عبد العليم إبراهيم، (2014)، النحو الوظيفي، دار المعارف، القاهرة.

Webliografía :


[1]Real Academia Española, (1984), Diccionario de la lengua española, Tomo II, p.1119 Madrid, Espasa-Calpe, ed.20°.

[2]María Antonia Martín Zorraquino y José Portolés Lázaro, “Los marcadores del discurso”, en VV. AA. Gramática descriptiva de la lengua española. Dir. por Ignacio Bosque y Violeta Demonte, Madrid: Espasa-Calpe, S. A., 1999, III, p.4099

[3]María Moliner (1991), Diccionario de Uso del Español, Tomo II, p.881, Madrid, Gredos

[4] Or.: oración/ Sn-suj.: sintagma nomnal sujeto/ Sv-pred.: sintagma verbal predicado/ Sv-atr.: sintagma verbal atributo/ Cc.: complemento circunstancial/ V: verbo/ nex.: nexo/ Cd.: complemento directo                                                                                                             

[5]Roser Martínez, (1997), Conectando texto, guía para el uso efectivo de elementos conectores en castellano, p.54, Barcelona, Octaedro.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

hispanistas

happy-woman-walking-on-beach-PL6FA7H.jpg

SanFair Newsletter

The latest on what’s moving world – delivered straight to your inbox